Soliloquio del robot



Mírate. No eres más que un preso.

Un cáncer.

Y lo peor es que eres consciente de ello, y te gustaría remediarlo. Mejor dicho, lo peor es... que en verdad puedes remediarlo.

Eres un complejo de carne que se mueve mediante impulsos eléctricos. Las fuerzas que te hacen sentir dolor son las mismas que mantienen sujetas las partículas de una mesa. Viendolo de ese modo, en poco te diferencias a una piedra.

Pero ya se lo que me dirás.

Las piedras no piensan, ni sienten.

La habilidad de abstraer ideas en tu mente te hace sentir especial. Pero esa misma capacidad te permite darte cuenta de que ... tal capacidad no existe.

Son, nuevamente, meros impulsos que te hacen ser consciente de lo que te rodea; solo que, a diferencia de otros seres vivos ... tienes la desgracia de que también te hace ser consciente de lo que eres...

Volvemos al punto de partida. No eres más que el virus que está matando un cuerpo que tú mismo habitas. Y tú, en un derroche de autocrítica del que te sientes orgulloso, piensas que perteneces a una raza que no merece sobrevivir.

He aquí la trampa. El mecanismo biológico que te hace ser consciente de la necesidad de que dejes de existir ... no tiene otro fin que seguir existiendo.

Posees infinitud de sentimientos. Muchos de ellos te resultan bellos y gratificantes, y los mitificas hasta el punto de creer que perdurarán hasta después de tu muerte. Pero sabes que no es así. No solo eso. Sabes que son fruto de reacciones hormonales que ni siquiera puedes controlar. Esos sentimientos altruistas que posees hacia los demás seres como tú no son más que el fruto de la necesidad inevitable de sobrevivir inherente a tu condición de ser humano. Haces lazos de amistad porque te ayudarán a sobrevivir. Te enamoras, porque necesitas descendencia. Y hasta serías capaz de renunciar a tu propia vida por la de los demás. Y pese a todo... estos siguen siendo actos egoistas, cuyo único fin son la permanencia del acervo genético humano en el tiempo.

Y eso te aterroriza.

Porque sabes que eso te hace igual a mi.

Porque eres consciente, quieres evitarlo, puedes evitarlo, pero no lo harás.

Te enamorarás.

Pero no desesperes....

Existe otro sentimiento. Un sentimiento que no nace de la necesidad de sobrevivir... un sentimiento que puede incluso oponerse a esa necesidad. Un sentimiento que te hace débil y patético.

...

¿Porqué lloráis los humanos?


...

La pena es lo único que nos diferencia a ti y a mi.
No la menosprecies.

11 comentarios:

San dijo...

La práctica de mates de esta mañana la he empleado en hacer una super-crítica (obviamente destructiva) a tu historieta, pero la zorra de la profesora me ha hehco cerrar el ZorroFuego sin guardar.

Un resumen:

-Hasta lo de las piedras ibas bien.

-Después dices gilipolleces que solo diría un filósofo de la Edad de Bronce.

-Esas absurdidades sabes que son eso, cosas "nonsense", pero como queda guapo y las amigas de tu novia no se van a dar cuenta, las dejas. Como molas Ladrilcito.

-Más te valía leer a Asimov, Nietzsche, Hegel o Sopenhouer, cualquiera de ellos tira por suelo tu rocambolesca tesis sobre el ser humano.

-Deja de leer esperpento que se empieza blogueando cosas como estas y se acaba pidiendo limosna en El Callejón del Gato.

-El final ya es propio de una película de Tim Burton, propio de la mente de un niño de 5 años al que se le encomienda contar que tal han ido sus vacaciones.

-¿De donde te sacas esa rocambolesca divagación fenomenologista tuya en la cual vienes diciendo que necesitamos ser reflejados en los demás cual espejo? ¿Acaso no conocer algo provoca que se eche en falta? ¿Acaso te apetecería comer Doritos si no supieras lo que son? ¿Existiría el sonido si no hubiera oídos para oírlo, o el color si no hubiera ojos para verlo?







En fin, jugando a ser filósofo vitalista sin haberse leído el jodido Zaratrusta. Tiene delito...

PD: Esto no es por joder, todo lo contrario, sabes que tiene aire crítico por el lado positivo. Pero no me negarás que es un tanto pedante el tocar temas sobre los que tu formación es nula, cuando los grandes pensadores, a los cuales solo conoces de haber oído en Saber y Ganar, lo llevan tratando más de mil años.

Para eso que me pongan a mi a comentar la Pasarela Cibeles...

Saludos.

Senzo dijo...

joder amigo mio aver si t emparanoyas tu solo con lo facil q es decir q esta vida es una mierda y no enroyarte tanto xD

Ione dijo...

Más que emitir una comentario acerca de lo escrito por Ladril, me gustaría críticar (y no necesariamente en el "mal" sentido) lo escrito por "San".
No desearía que con lo que voy a decir a continuación se piense que estoy en contra de esa persona a la que desconozco por completo, pues simplemente se trata de una opinión.
Primero, me gustaría decir que creo que "Soliloquio de un robot" solo puede llamarse "historieta" si no se denomina así de un modo en cierta medida despectivo; y que, si por el contrario empleas esa palabra como lo que quiere decir en realidad (relato corto), no tengo nada que objetar.
Pero lo que realmente me ha movido a escribir esto es eso de que "es un tanto pedante tocar temas sobre los que tu formación es nula", pues creo que precisamente el hecho de que los conocimientos del autor sobre estos temas filosóficos no sean completos hace que tenga más mérito escribir also así. Es, para mí, mucho más importante que quede demostrado que las ideas que uno pueda tener sobre la existencia y demás provienen del pensamiento propio. Y es que la Filosofía es eso. Todos, en principio, estamos listos para hablar de cualquier asunto de esta categoría; ¿o es que los llamados "grandes pensadores" son los únicos con formación suficiente para exponer sus profundos pensamientos?
¿Acaso no empezaron ellos como Ladril?, ¿dando a conocer sus ideas?; ¿o es que nacieron siendo "grandes pensadores"?
Lo que quiero decir, en resumen, es que no opino que sea necesario ser conocido para poder escribir lo que se siente o piensa, ya que, además, eso sería imposible porque: por algo hay que empezar.

Me parece estupendo lo que Ladril ha escrito, no por el contenido, sino por lo que para mí significa que haya personas aún capaces de pensar.
Te felicito.
PD: y repito que no tengo nada en contra de el emisor del primer comentario.

San dijo...

Mira Ione, no quiero explayarme, así que seré breve.

Tanto tú como tu amiguito Ladrilcito habláis de temas que os vienen grandes debido a vuestra poca preparación en el conocimiento filosófico.

Pecas de lo mismo que él: de hablar de un tema como si fueras el jodido Oráculo de la Verdad universal (reiteración 500%)

Bueno, lo más irrisorio de todo es que intentas, con resultados infructuosos, defender tal actitud con argumentos pedorros como que los grandes pensadores empezaron así y bla bla bla.

¿Porqué no te informas antes de hablar, bonita? Mira, los grandes pensadores, antes de escribir una jodida linea se habían empollado como cabrones a sus predecesores.

Porque es el único modo de no cagarla con temas ya finiquitados, decir tonterías de proporciones estratoseféricas e ir en contra de la naturaleza. Cosas que el colega si ha hecho en su intento de disertación.

Es tan simple como tomar como axioma lo que le salió de los cojones, y eso es inadmisible.

Por ejemplo yo, que en mi alto grado de enfermedad mental he desarrollado un amor por la filosofía enorme, jamás podría hablar de un tema en profundidad sin haberme informado antes.

Pero bueno, solo decir que esto ya lo zanjé con el amigo en su día y tal, y me dijo que no iba en plan serio ni nada, que solo era un esbozo cutre y punto.

Pero vamos, se nota que tu tampoco tienes una gran afición por leer y escribir filosofía, porque solo con decir que tiene más mérito una mierda hecha por un tonto que una obra maestra hecha por un erudito...en fin Serafín...

Tirad pues maños, no os canséis de follar.

Loximann dijo...

He estado leyendo críticas al criticón (san) en otro blog, pero como no puedo dejar comentarios sin tener cuenta en blogspot, contesto aquí directamente.

En primer lugar, decir que cuando alguien publica algo en Internet, se expone a la crítica. Y el público en este caso es muy grande, así que las críticas pueden salir por cualquier lado. "Que cada palo aguante su vela", si preferís un refrán.

Lo segundo, la prepotencia (por darle un nombre) es algo que está excesivamente denostado hoy día. ¿Si hago algo incorrecto, lo va a ser menos porque alguien me lo demuestre poniendo en evidencia mi inutilidad? Hablo de esto, porque cuando se quiere argumentar contra alguien como san se argumenta en su lugar contra su actitud...

Y por último, que desgraciadamente san tiene razón. Internet se ha convertido en un escaparate perfecto, para que nosotros, una horda de incultos con airecillos de superioridad, publiquemos nuestras memeces pseudofilosóficas y pseudoliterarias. Queda muy bonito decir que hay que saber Historia para aprender de los errores del pasado... ¿Y qué tal si antes de escribir algo aprendiéramos de lo que han hecho tantísima gente antes que nosotros? Igual que un carpintero se partiría el culo si se me ocurre hacer una silla sin haber leído un maldito libro de bricolaje o haber preguntado a nadie en mi vida, san se parte con el texto. Y cuando alguien viene a tocarte los cojones, hay dos posibilidades: decir "hala, qué hijoputa", o decir "hala, qué hijoputa" e intentar ver si detrás de sus puyas hay algo que nos pueda ser útil.

San dijo...

Pues no se donde me has leído, como no sea en Meristation...y eso no es blog, así que si su majestad es tan amable de callar mi curiosidad, se lo agradecería, moadmaseille.

Veo que tienes dos dedos de frente y los usas, enhorabuena.

Dices lo mismo que yo pero en "modo maricona on", a ver si nuestros amados y pedorros lectores se enteran más de como funciona el mundo leyéndote a ti que no usas borderías ni humillaciones (que aburrido eres).

En fin, mis más sinceras felicitaciones por saber pensar, cosa de capa caída hoy en día.

Tirad zagales.

ione dijo...

La verdad, San, es que pareces un chico muy seguro de ti mismo. Te felicito por haber leído, escrito y analizado muchos más textos filosóficos que yo. A mi también me gustaría poder considerarme más inteligente que los demás solo por este hecho, aunque estos otros que no alcanzaran mi nivel consideraran que soy simplemente una prepotente, inteligente, si, pero tontamente creída y superior.
Me gustaría poder conocerte en persona para que me transmitieras toda esa sabiduría acumulada que te hace explotar de vez en cuando como si fueras una bomba de razón.

Pero bueno, creo que me gusta ir en contra de la Naturaleza.

San dijo...

Confundes inteligencia con cultura del registro X, en este caso X es filosofía.

Y que sepas que soy muy humilde, solo que cuando hay que decir las cosas claras, hay que decirlas, y ello puede llevar connotaciones prepotentes.

Y deja de tirarme los tejos, por favor.

Al-wars dijo...

Al igual que ione yo tampoco te conozco san, pero creo que no llevas razón ya que, en primer lugar ladril no ha publicado el texto como un paradigma filosófico o una tesis elaborada que deba ser interesante y correcta; simplemente ha publicado una opinión, una idea, un pensamiento libre, que puede poseer mayor o menor valor, pero que en ningún caso supone un atentado a la filosofia; por lo contrario tu comentario si se podría entender como un atentado a la libertad de expresión, pues dejas entrever que ladril al no poseer los "conocimientos necesarios" no tiene el derecho de escribir en su blog lo que le salga de los cojones.

En segundo lugar: si bien siempre es positivo tener amplios conocimientos de algo para hablar sobre ese algo, no es un requisito indispensable; y te muestro un ejemplo de ello en literatura:
Federico Garcia Lorca estudió en la Universidad Libre de Enseñanza, conoció a autores como Machado y se codeó con literatos como Alberti, Cernuda, Juan Ramón Jiménez, y artistas como Buñuel o Dalí; es decir, adquirió un conocimiento literario y cultural envidiable, y está considerado uno de los grandes maestros de la poesía.
Por el otro lado encontramos a Miguel Hernández, labrador e hijo de un labrador. Desde pequeño le interesó la poesía pero su padre le prohibió leer libros y le obligó a trabajar como era lógico; leyó los pocos libros que su economía le permitió, luchó en la guerra y murió poco después. Es decir, una vida completamente distinta a la de Lorca, pero una poesía tan hermosa y valorada como la de éste.

En definitiva el texto de ladril al no ser lucrativo tiene poco de ser criticado, independientemente de su mayor o menor acierto o interés.

PD: San, quiero creerte cuando dices que eres humilde, pero tu verborrea prepotente dista mucho de ser sencilla. Mi consejo es que por un momento dejes de leer a Asimov, Nietzsche, Hegel o Sopenhouer, y te leas a tí mismo con la misma atención e intererés con el que lees a los grandes autores.

San dijo...

A ver, Al-Wars (o como se escriba ese nombre de guerrero muyahidí).

La cosa es muy simple y parece que no la pillas, pero quiero creer que no es porque seáis retrasados perdidos, si no porque estáis confundidos.

Claro que él puede escribir en su blog lo que le salga de los cojones, pero se atiene a que lo critiquen, solo faltaba.
Ahora bien, si publicas poesía sin tener en cuenta la métrica, la musicalidad o las rimas, estás haciendo MIERDA. Como lo de ahora.
Y un texto es lo que dicta el contenido, no el continente, porque puede no haber sido escrito como ensayo filosófico, pero lo es.

Escribir pasándote por el forro a los mejores autores de la historia, burlándote de axiomas que ya no solo son filosóficos, si no biológicos, es como que en el ITER trabajara un físico que creyera que la Tierra es plana.

A mi lo que más me dolió fue que ni corto ni perezoso destrozara a Ortega y Gasset en un chasquido de dedos. Unas connotaciones a la epistemología de este...en fin...para que hablar si mis palabra caerían en saco roto...


Respecto a lo que dices de que me lea yo, es lo típico que se pone en un alarde de falsa erudición progresista. ¿Que no se puede ser sincero hoy en día? ¿Mola más ser uno de la masa capitalista con uos valores podridos con el pilar fundamental de no decir lo que se piensa? ¿Eh colega? ¡Dime tu, tronco, que es lo que mola en el ghetto! ¡Y luego nos vemos los cotilleos y echamos unos pros!

Si la sinceridad se confunde con la prepotencia, aunque suene a tal, mal camino llevamos. Sobretodo si en una crítica hablamos..

Juan Pablo dijo...

Vaya con este san... otro pensadorcillo que idolatra a nietzche...